Las capacitaciones utilizando la realidad virtual se hacen cada día más presentes para cualquier área. Sin embargo, existen tres tipos de tecnologías: la realidad virtual, aumentada, y mixta. ¿Conoces las diferencias entre ellas? 

Realidad virtual

Como lo indica su nombre, estamos trabajando en un mundo completamente virtual, en donde no se utilizan objetos reales. En la realidad virtual, la persona es aislada de la realidad a nivel audiovisual y es inmersa en ese mundo irreal, lo que hace que la experiencia sensorial sea completa y evitando cualquier tipo de riesgo.

La idea inicial de la realidad virtual es la de sumergirse en ese mundo de manera natural y poder llevar a cabo acciones que quizás en el mundo real no podamos o que puedan significar el sufrir consecuencias impactantes.

Realidad aumentada

La misma hace uso de objetos en el ambiente y objetos virtuales. La idea se basa en utilizar imágenes, animaciones, o datos sobre esos objetos para perfeccionar la realidad de acuerdo a lo que se busque.

En vista de que se trata de utilizar el entorno real con lo virtual, para llevarlo a cabo es necesario el uso de algún CPU y lentes transparentes que permitan superponer lo virtual sobre lo real. 

A diferencia de la realidad virtual, en la realidad aumentada el aislamiento completo no se lleva a cabo, se complementa aquello que encontramos en la vida real con las imágenes de la realidad aumentada.

Realidad mixta

Ofrece las mejores características de la realidad virtual y aumentada. La idea detrás de ello es utilizar la realidad de la persona como base para poder manipularla de acuerdo a lo deseado. 

No se trata solo de superponer objetos virtuales sobre la realidad, sino de permitir utilizarla como base pudiendo modificarla y así creando la mezcla perfecta entre ambas. 

Capacitaciones con el uso de realidad virtual, aumentada, y mixta

Para las capacitaciones se utiliza mayormente la realidad virtual. Ello ayuda a que sin importar el área para el que se capacite, toda la actividad pueda ser realizada en un espacio controlado evitando accidentes. Sin embargo, esto no indica que la realidad aumentada o mixta no se utilice con dicha finalidad. 

En el área salud, por ejemplo, se puede realizar RCP de una manera casi real que como si fuera con una persona a través de la realidad virtual. La ventaja, sobre todo para quienes están aprendiendo es que pueden llevar a cabo las tareas correspondientes sin miedo a lastimar a la persona o cometer errores que puedan costarle la vida a alguien.