Todas las empresas que tributan en primera categoría tienen derecho a hacer uso de hasta el equivalente al 1% de la planilla de remuneraciones imponibles anuales de sus trabajadores, destinando estos recursos a la capacitación.

Su beneficio en términos de costos, es que si la empresa obtiene utilidades al final de su ejercicio anual, deduce de impuestos lo invertido en capacitación y, de registrar pérdidas, el Estado le devuelve lo que haya invertido, por lo que en ningún caso son un gasto para el empresario.

La Ley N° 19.518 otorga a las empresas la posibilidad de descontar íntegramente del impuesto a la renta a pagar anualmente, aquellos gastos en los que haya incurrido por la realización de actividades de capacitación.

Este beneficio se otorga hasta la concurrencia del 1% de la planilla anual de remuneraciones imponibles del conjunto de trabajadores contratados. Cuando una empresa no capacita durante un año, el monto disponible para este propósito se acumula para el año siguiente, transformándose en Excedentes de Capacitación por un período de vigencia de sólo un año adicional.   

Es decir, si usted no capacitó a su personal el año 2019 o no utilizó todo el beneficio de la franquicia tributaria que le correspondía, puede aportarlo al OTEC Smartraining para ser usados como Excedentes durante el 2020, rebajándolos igualmente de impuestos a la renta 2019.

¿Quiénes pueden capacitar?

La empresa puede capacitar a:

  • Los trabajadores de la empresa
  • Eventuales trabajadores: Pre-contrato
  • Trabajadores desvinculados: Post-contrato
  • Trabajadores de empresas colaboradoras: Cuentas de reparto
  • Socios o propietarios que trabajen empresas

Si no utilizan el excedente, simplemente, perderán este beneficio para sus colaboradores.